Haga que los valores y las metas de su organización sean la base de lo que usted y sus empleados hacen día a día. Siempre que empiece una nueva tarea, pregúntese si promueve sus valores y sus metas. Siempre que siga o repita una tarea habitual, pregúntese si todavía es necesaria.


Publicado

en

por

Etiquetas:

Comentarios

Deja un comentario